miércoles, 1 de julio de 2020

Desilusión

Noche entra de la calle. Viste unos pantalones vaqueros escandalosamente cortos y una camiseta con un smiley estampado en el pecho.

    Vaya cara.
    La que tengo.
    ¿Qué te pasa?
    Nada.
    Profesor…
    Me desilusiona el mundo.

Noche se levanta, va hasta la cocina y vuelve con dos copas y una botella de vino blanco de aspecto gélido: rellena las copas, le tiende una al Profesor y dice

    Sabes que la desilusión habla de ti y no del mundo, ¿verdad?
    Quizá si me lo explicas...
    Tu desilusión no pone en cuestión el mundo, pone en cuestión tus ilusiones acerca de él.
    Vale, pero…
    No es el mundo el que ha fallado, sino tú el que se equivocó al desear.

Tras unos segundos de silencio y un par de sorbos de vino, dice el Profesor

    Qué desilusión…
    Pero, ¿no te he dicho que el mundo no…
    No es el mundo el que me desilusiona ahora: soy yo.
    Dios, qué paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario