miércoles, 7 de agosto de 2019

Partículas virtuales

Durante una fracción de tiempo inimaginablemente pequeña, y gracias a la incertidumbre cuántica, han aparecido en medio del salón dos copias virtuales de Noche y el Profesor, aunque apenas les ha dado tiempo de reconocerse antes de regresar a la nada.  

Quien ha percibido perfectamente que estaban y no estaban ha sido el gato del vecino, que ha observado la escena desde lo alto de la escalera de la librería, donde dormitaba. Sin embargo, la aparición de Noche y el Profesor ha sido tan fugaz que ha desistido de manifestar cualquier emoción.

Ahora que todo ha vuelto a la calma, algo similar a una sonrisa parece brillar en la oscuridad.