lunes, 28 de septiembre de 2020

Idiota y mala

B se plantea si la luna es un sol ceniciento. Noche, con auténtica saña, lanza con la mano derecha una pelota de tenis a la mano izquierda. La izquierda le devuelve entonces la pelota a la derecha con una grácil parábola y vuelta a empezar. 

Dice B

    Te veo cabreada.

    He descubierto que se puede ser idiota y mala…

    ¿De veras?

    … y mandar.

    Ya. Hombres idiotas y malos llevan milenios detentando el poder.

    Sí, es genial, hemos alcanzado la igualdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario