viernes, 15 de febrero de 2019

Congelar el tiempo II

Noche ha bajado de la escalera. Está en medio de la habitación y mantiene el libro de Proust pegado a su pecho. Mirando al profesor, dice

    Pues yo creo que la idea de Proust si tiene sentido. Pienso en ese tiempo del que siempre hablas que solo es presente. Normalmente vivimos proyectados hacia delante y hacia atrás, aplastados por los recuerdos, asustados por las expectativas, descolocados. Pero la obra de arte puede borrar la sensación de cambio con su intensidad, con sus emociones, con sus evocaciones, puede hacernos vivir el instante como si fuese el único, haciéndonos sentir que no hay nada más. Quizá el arte sea el único modo de superar la ilusión del transcurso, la única forma de vivir de verdad el ahora.
    El arte no congela el tiempo, tan solo nos lo muestra desnudo.
    Exacto: el arte nos brinda la vivencia intemporal, la experiencia estática, desvela el único tiempo verdadero.
    ¿Te das cuenta de todas las místicas que se han derivado de experiencias así?
    Sí.
    Interesante. ¿Un vino?
    Dale.

No hay comentarios:

Publicar un comentario