martes, 19 de mayo de 2020

Elegancia

En la pantalla extradiegética se ve un poliedro flotar y girar lentamente mostrando su estructura irregular. El Profesor, que anda trasteando con el ordenador, acaba de chasquear los dedos y de pronunciar al tiempo un “sí” alto y enérgico. Noche se le acerca por detrás, mira la pantalla y dice 

    ¿Lo tienes?
    Sí.
    ¿Cómo lo sabes? Yo sigo viendo el mismo dibujo.
    Sí, pero el dibujo no es más que fachada. Ahora conozco su estructura, ahora sé cómo es.
    ¿Y cómo sabes que sabes?
    Porque he entendido su elegancia.
    ¿Elegante? Seguimos hablando del poliedro, ¿no?
    Sí.
    Define elegante en este contexto, por favor.
    Es una mezcla de sencillez, necesidad y simetría.
    Wow.
    Sí.

Noche se queda en silencio, pensando, hasta que pregunta

    ¿Y yo? ¿Soy todo eso?, ¿soy sencilla, necesaria y simétrica?

El Profesor se quita las gafas de présbita, se levanta y, mientras se dirige a la cocina, pregunta

    ¿Un vino?
    Eh, no te escabullas, y contesta, ¿lo soy o no lo soy? Dime, ¿soy sencilla y…?

No hay comentarios:

Publicar un comentario